¿Alguna vez te ha "caído" un marrón?


Si sigues estas páginas te podrás aclarar un poco. Te invitamos a reflexionar. ¿Tienes algo de tiempo para pensar?

      1. Definición y reconocimiento
      2. Sujetos:
        1. activos
        2. pasivos
        3. estáticos
      3. Tipos
      4. Situaciones marroneantes
      5. Terminología de uso corriente

Definición y reconocimiento
Un marrón (brown) es todo aquel trabajo que nadie desea realizar. Dependiendo de la situación desde la que se observe, el marrón puede tomar distintas connotaciones:

Desde el punto de vista del jefe o la jefa:
Es aquella tarea de suma importancia para el desarrollo estratégico de la empresa que ha de ser realizada con el máximo esmero y en el menor plazo posible.

Desde el punto de vista del empleado o la empleada:
Es el hartarse a currar, normalmente como consecuencia de la última idea genial del jefe o la jefa, con un trabajo que no suele servir para nada, pero que debería estar listo ayer.

Agravantes que pueden darse en un marrón:

  1. Urgencia
  2. Nocturnidad
  3. Alevosía
  4. Recochineo

Cómo reconocer un marrón
En general, los marrones se reconocen inmediatamente, pero por si el lector o la lectora es aún novato o novata en estas lides y tiene dificultades en reconocerlos, se dan a continuación algunas pistas:

Introducción:
Por regla general, la introducción del marrón suele llevarse a cabo por medio de frases del estilo de:

Síntomas:
Una vez que el marrón ha caído encima, se le puede reconocer por los siguientes síntomas:

La prueba del nueve:
Si, pese a las indicaciones anteriores, el lector o lectora aún no tiene claro si lo que le ha caído encima es un marrón, puede llevar a cabo la llamada prueba del nueve del marrón: solicítese ayuda a un compañero o compañera referente al marrón objeto de sospechas. Si el compañero responde con alguna de las siguientes evasivas:

puede estarse plenamente seguro o segura de que uno se está enfrentando a un auténtico y genuino marrón.